Marie Howe, Magdalena

Principal

Marie Howe y su más reciente libro: Magdalena. Aquí les ofrecemos su poema, Los Hombres, sus Cuerpos en su voz. Gentilmente la Poeta nacida en Nueva York leyó para La maja desnuda (UPV Radio) varios poemas de Magdalena, publicado por W.W Norton & Company.  Lugar:  Miami Book Fair 2017.  Fotografía: Bettsimar Díaz.

howe.lee

 

 

Magdalena

 

Antes del Comienzo


"¿Fui virgen alguna vez?"

¿Alguien me tocó antes de que pudiera hablar?

 

¿Quién me tenía antes de saber que era un yo?

 

Para que quisiera ese toque una y otra vez

sin saber quién o por qué o de dónde vino?

 

***********

 

Los Hombres, Sus Cuerpos 

 

Un pene era tan grande y grueso que cuando lo sentí dentro en verdad dije,

 guao. Un pene no era circunciso y a mí me encantaba agarrar la pielcita y halarla hacia

 abajo para que la cabecita saliera como un hombre diminuto. Un pene era curvo y yo tenía

 que moverme de una forma diferente. Un pene era tan amigable que yo nunca tenía miedo

 de él. Un pene era tan delgado que yo estaba realmente impactada. Un pene era grueso y

 bajito como un cerdito. Un pene no se ponía duro hasta que él lo atapuzaba todo blandito

 dentro de mí. Un pene llegaba apenas yo comenzaba a moverme. Lo siento, dijo él, tengo

 un problema, pero a mí no me importaba. Yo amaba a ese muchacho. Un pene se reclinaba

erecto contra mí casi todas las mañanas, pero yo me salía de la cama como si no hubiera

escuchado ni una de sus palabras. Un pene era tan preciado para mí que yo lo besada y lo

besaba aunque supiera que había estado con otra persona. Hubo un pene que nunca vi pero

 mi mano lo conoció por encima del jean. Un pene amaba tanto el interior de mi boca que

 cantaba y balbuceaba. Uno tenía nombre. Uno era un ratoncito. Uno, me explicó él, tenía

 unos piojitos muy pequeños, y no pudimos tener sexo por un tiempo. Uno era ortodoxo y

no se acercaba a la sangre. Uno tenía una verruga, una bolita dura justo debajo del

bordecito. Un pene era muy paciente sin hacer mucho alarde de ello. Un pene tenía un gran

sentido del humor. Un pene tenía herpes pero yo no conocía esa palabra aún. Uno era como

un martillo demoledor. Uno era un borracho grosero, un patán hiriente. Uno dormía dentro

de mí, muy cómodo y en casa.

 

Traducción: Rebeca Blackwell.

 

magdalene

 

W.W. Norton & Company 2017.